Bienvenida

Bienvenida
Déjanos tu comentario, sugerencia o saludo. Gracias por tu visita

sábado, 17 de mayo de 2008

Noticias

Todos los periódicos, noticiarios televisivos y radiofónicos, hacen los últimos días mención a la situación en China. No tanto como sería de esperar, cierto es, dada la magnitud de la tragedia.

En la radio, da igual la emisora, el saldo de muertos y desaparecidos se desgrana en treinta segundos, para pasar a la sección deportiva, donde se hablará al menos durante dos minutos, con declaraciones incluídas, de si Raúl va a la Eurocopa o del último resultado de los Lakers de Gasol.

En las primeras páginas de los diarios hay una fotografía de algún montón de escombros, o tal vez de un militar chino ayudando a un superviviente a salir de debajo de lo que un día fue su casa. A veces ni eso. La foto más publicada hoy es la de un ertzaina junto a un guardia civil en el homenaje al guardia civil muerto en el último atentado. Junto a ella, en alguna estrecha columna aparece una cifra. 8.000, 12.500, 19.000... Cada uno de los números a que hace relación esa cifra es una vida. Un ser humano. Alguien que antes del terremoto tenía su familia, sus amigos, compañeros de trabajo, vecinos. Hoy él no está y posiblemente parte de esas personas tampoco. Pero lo reducimos a una cifra y pasamos a otra cosa. ¿Qué ponen esta noche en televisión?

Voy a confesaros algo. Apenas estoy siguiendo las noticias sobre el terremoto. Leo las noticias oficiales chinas aquí y aquí. Pero no he visto ninguna galería fotográfica en ningún medio digital, y apenas he visto imágenes en televisión. Soy cobarde. No puedo. Hay imágenes que me impactan tanto que no prefiero no ver. No quiero ni puedo enfrentarme a personas llorando, imágenes de cadáveres, caos y destrucción. Aún recuerdo claramente un reportaje sobre la ablación que pusieron en las noticias de Telecinco hará como seis años. Tengo grabado en mi mente el grito de dolor de aquella niña de cuatro o cinco añitos cuando fue víctima de esa terrible tradición. Me estremezco al recordarlo. Por la misma razón, no quiero ni puedo ver esas imágenes. Porque China me duele, mucho más de lo que estoy dispuesta a reconocer, y en estos momentos China sufre, y grita, y llora. Y tengo suficiente con saberlo.

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Os recuerdo que hay asociaciones en España que están recaudando fondos para enviar ayuda a China, a los orfanatos que han sufrido daños y a los niños que han quedado huérfanos. Podéis hacer vuestra aportación en los números de cuenta que he puesto al principio de la página. Gracias.

1 comentario:

  1. Creo que con tanto medio de comunicación y tantas cortinas de humo están consiguiendo menos repercusión de la que sería necesaria para dinaminazar las ayudas.

    Saludos,
    JP

    Historias de JP

    ResponderEliminar

Gracias por dejarnos tu comentario.

Estadisticas y contadores web gratis
Estadisticas Gratis
FaltaMenos.com Calendario

Actividad: Hasta hoy llevamos